martes, 3 de junio de 2014

Sofía y el Club Bilderberg presionan al Rey para que abdique

Fuente:

http://www.alertadigital.com/2013/03/06/sofia-y-el-club-bilderberg-presionan-al-rey-para-que-abdique/

Información:

Sofía y el Club Bilderberg presionan al Rey para que abdique

Tamaño del texto: + (mayor) / - (menor)
Sofía, a su llegada a una reunión del club Bilderberg.
Sofía, a su llegada a una reunión del club Bilderberg.
Emilio Pizocaro.- A pesar del desmentido de la casa real el actual rey Borbón tiene las horas contadas. La gran maniobra para salvar a la Monarquía, descabalgando a Juan Carlos de la Jefatura de Estado, está en pleno desarrollo. ¿Cuándo se producirá? Es solo cuestión de tiempo y oportunidad.
La abdicación, que hasta hace poco era un secreto de palacio, ha empezado a ventilarse en público porque la crisis política de España no puede esperar. Y más grave; los poderes fácticos, incluida la embajada norteamericana, siguen dando señales de nerviosismo por el desgaste de la clase dirigente hispana, incluida la corona. Y como en política la fuerza que tiene la iniciativa, generalmente gana la partida, los conspiradores han resuelto saltar al ruedo preparando a la opinión pública para la “real abdicación”.
Más allá de desmentidos oficiales la trama tiene su origen en los propios pasillos del palacio de la Zarzuela. El conocido periodista José Antonio Zarzalejos, otrora director del diario monárquico ABC, se encargó de colocar las primeras banderillas desde su periódico digital El Confidencial sentenciando en primera página “El rey baraja ya la Abdicación”.
Las sorpresas no terminan aquí. Aunque para algunos parece increíble “la mano que mueve la cuna” de esta conspiración palaciega es nada menos que la reina Sofía.
Para entender esta afirmación es conveniente leer una entrevista a Pilar Urbano, del 30 de enero recién pasado. La periodista, una especie de portavoz oficiosa de la reina, explica; “El reto del príncipe será hacer frente a la demanda de redefinir el Estado, a cómo se distribuye territorialmente España. Esto ya fue apuntado por el Rey en su última entrevista. El rey trajo la democracia a España. A lo mejor Felipe tiene que traer la monarquía federal y hacer que la Casa Real sea más transparente. Porque el rey no puede ser un misterio divino. Tenemos que saber donde está”.
A Pilar Urbano hay que tomarla en serio, miembro numerario del Opus Dei, es amiga de la reina y ha escrito un libro sobre ella. En la mencionada entrevista desliza perlas como esta; “Las monarquías tranquilizan a los poderosos porque dan estabilidad. Todas estas cosas se discuten en el Bilderberg. Un rey en una España en crisis da más garantía de estabilidad que una república, donde puede venir otra persona distinta”.
No es extraño que Pilar Urbano traiga a colación al club Bilderberg. La Reina Sofía es miembro permanente del mencionado club, que reúne anualmente a las élites del mundo financiero, industrial, político y de la prensa.
Para entender la importancia de esta referencia habrá que recordar que, según documentos desclasificados de la CIA, el club Bilderberg fue, en su época, el lobby más activo que presionó a Franco para que nombrase al entonces príncipe Juan Carlos como sucesor al frente de la Jefatura del Estado, reinstalando la monarquía en España.
Hoy quieren repetir la historia. ¡Lo dice Pilar Urbano! el rey trajo la democracia y el Príncipe nos traería una monarquía federal y con ello la solución a la crisis territorial de España.
Como se puede apreciar se trata de un programa político en toda regla y de carácter estratégico. Al parecer el estado mayor de los poderes internacionales estarían dando por amortizado al rey y a los políticos de la transición. Habría llegado la hora de una segunda transición tutelada y digitada desde el poder constituido. Esta maniobra de alta política estaría destinada a desplazar del poder simbólico a políticos corruptos que ya son un estorbo a los poderes fácticos.
Estaría llegando el momento de poner fin al espectáculo que ofrecen diariamente los políticos profesionales. Habría que terminar con el “culebrón” de airear públicamente aquellas impudicias e inmoralidades que están colocando en peligro los fundamentos del régimen. Las sucesivas campañas del diario “El mundo” responden a estos intereses.
Con estos antecedentes es más fácil comprender las declaraciones de Pere Navarro i Morera, primer secretario del Partido Socialista Catalán, quien ni corto ni perezoso solicitó la abdicación del rey, avistó el próximo reinado de Felipe y el advenimiento de una monarquía federal. Esta es, la madre del cordero, de la manifiesta indignación de figuras de la vieja guardia como Alfonso Guerra. También explicaría la correosa actitud de Carme Chacón y el silencio de Felipe González. Lo claro es que la crisis está instalada en las filas del PSOE y su magnitud es todavía desconocida.
Si los hechos confirman la apuesta política de este extraño trío de emisarios compuesto por Zarzalejos-Urbano-Navarro estamos hablando de palabras mayores.
Lo que está pasando es simple; el alto mando de los poderes fácticos, es decir las altas finanzas, han lanzando un globo sonda para observar cómo se mueven los actores detrás del escenario mediático. El resultado de esta indagación definirá el momento de jugarse el recambio de las élites políticas para salvar sus intereses en una España atenazada por una crisis sin fin. En el fondo se trata de una audaz maniobra en el tablero de ajedrez de la política que impediría nuevamente la instauración de una verdadera democracia exigida por los movimientos sociales y una creciente mayoría de la población.
La abdicación del rey Juan Carlos, con el plan que conlleva, puede que no se produzca tal como lo señala el trío de emisarios o tenga importantes modificaciones en su camino regenerador de la monarquía Sin embargo más allá de especulaciones periodísticas, el solo enunciado de los trascendidos deja al descubierto las maniobras de la clase dirigente; su pragmatismo y su elaborado pensamiento estratégico.
*Emilio Pizocaro es periodista.

Noticias relacionadas: