miércoles, 26 de junio de 2013

¿Se oculta un secreto militar detrás de la supuesta bestia submarina del lago Pend Oreille? - Akasico

Fuente:

http://www.akasico.com/noticia/3078/Enigmas-anomalia/Se-oculta-un-secreto-militar-detras-de-la-supuesta-bestia-submarina-del-lago-Pend-Oreille?.html

Información:

La trama monstruosa

Última actualización 20/11/2012@08:59:20 GMT+1
En el estado de Idaho, concretamente en el norte de su mayor lago, desde hace casi setenta años decenas de vecinos y visitantes afirman haber percibido la presencia de una extraña y enorme criatura emergiendo a la superficie. Nunca se ha podido comprobar la verdad de los testimonios. Sin embargo, la existencia de una antigua base de la Marina estadounidense en la zona y la posible realización de peligrosos experimentos en ella alimentan toda clase de teorías sobre la realidad de dicho monstruo.

Por Javier Martín García
Casi tres cuartas partes de la corteza terrestre –el 71%– están cubiertas por agua. La vida es agua. O al menos resulta esencial, insustituible para la supervivencia de cada una de las formas de vida que conocemos. No hay existencia sin agua. Por ello es habitual su papel de actriz principal en infinidad de mitos, en buena parte de toda la ristra de misterios que bracean por nuestro mundo… Más aún cuando su vastedad la convierte en un elemento inabarcable, cuando sus dimensiones ocultan más de lo que muestran. El ser humano no ha sido capaz de acceder a las profundidades abisales, por ello, las profundidades de mares, océanos, lagos, son inevitables atracciones donde la imaginación se divierte, se deja llevar… Y a veces no solo la imaginación. La presencia de elementos extraordinarios, de entes submarinos anómalos que se asoman a la superficie despierta el olfato de los más proclives a creer que bajo el mar no viven la Sirenita y otros tantos entrañables personajes de ficción, sino desmesurados y terribles engendros marinos.

El lago Ness y su monstruo, la obsesión que ha despertado su búsqueda, son el paradigma que observa la curiosidad que despierta lo desconocido, aquello que puede ocultarse bajo la superficie del agua. Pero, Nessy es solo la punta de lanza, el penacho más visible de todo un conglomerado de misterios legendarios que permanecen sumergidos en océanos y lagos siglos atrás.

Ya desde el Antiguo Testamento, la figura de Leviatán como monstruo marino, como gigantesca serpiente que desarrolla todo su poder maléfico surgiendo desde lo más profundo de las aguas turbulentas, sugiere la popularidad legendaria de estas criaturas como símbolos del mal camuflados en la inmensidad del agua. Otro tanto sucede con el mito escandinavo del kraken, un terrible pulpo titánico con enormes e incontables tentáculos que, sorpresivamente, atacaba a los marineros, devorándolos y hundiendo sus embarcaciones… Las leyendas son incontables, cada cual más espeluznante, unas populares en extremo, otras olvidadas o prácticamente desconocidas…

En una de estas últimas queremos centrarnos este mes en ENIGMAS. Una historia que reúne los componentes más pintorescos y característicos del fenómeno de los monstruos marinos –gigantescos, que se manifiestan por sorpresa, originando una gran conmoción en el desconcertado testigo–, pero que guardaba una particularidad que daba al misterio un engarce con la realidad mucho más recio que en otros casos que podríamos considerar semejantes, un extraño nexo con peligrosas pruebas nucleares norteamericanas que se estarían desarrollando en las aguas del lago en que supuestamente varios testigos ­habían atisbado un insólito engendro. El nombre del lago, Pend Oreille. En Idaho –Estados Unidos–.

(Continúa la información en ENIGMAS 204).