miércoles, 31 de julio de 2013

¿CUANTAS VECES SE HA EQUIVOCADO EL DR. ROBERT SCHOCH?

Fuente:

http://piramidesdebosnia.com/2012/08/20/1272/

Información:

¿CUANTAS VECES SE HA EQUIVOCADO EL DR. ROBERT SCHOCH?

Quisiera compartir una parte muy interesante del libro escrito por
Dr. Sam. S. Osmanagich, 
“LAS PIRAMIDED DEL MUNDO & LAS PIRAMIDES PERDIDAS DE BOSNIA” 
y que està siendo traducido al español por Elisabet Subiros.
Capítulo 14.

¿CUANTAS VECES SE HA EQUIVOCADO EL

DR. ROBERT SCHOCH?


El 2 de mayo del 2006 recibí un e-mail cuyo asunto era: “El Dr Robert M. Schoch – geólogo y compañero de trabajo ”. Colett Dowell me escribió, diciendo que era “médico naturópata”, y en la carta me explicaba que Robert Schoch,  doctor en geofísicas y que impartía clases en la Universidad de Boston, se había ganado la admiración del público después de escribir sobre la esfinge de Egipto y el monumento Yonaguni sumergido en el fondo del Océano Pacífico. También afirmó que era una persona conocida por ir en contra de la actitud dogmática de la ciencia oficial. Sugirió que la Fundación le invitara a Visoko y que si cubríamos los gastos del vuelo, ellos podían dormir en “tiendas de capaña”.
La Fundación de la Pirámide del Sol de Bosnia siempre ha estado abierta a  los investigadores tanto convencionales, como no. Sólo ponemos dos condiciones a los invitados: que sólo utilicen métodos no agresivos y que los resultados de la investigación y de los análisis sean compartidos con la Fundación para hacerlos accesibles al público.
Dos meses más tarde, la pareja Schoch y su equipo llegaron a Visoko. El doctor en geofísicas Robert Schoch y la doctora naturópata Colett Dowell pasaron diez días en Visoko. Era nuestra primera temporada arqueológica y habíamos iniciado las excavaciones en varios puntos. Estuve con ellos durante la primera semana, y después de marcharme de Visoko, los guió la geóloga Nada Nukic.
Durante nuestras conversaciones, Schoch sugirió que formáramos un “parque geológicoarqueolópgico”, dada la riqueza geológica y cultural del valle.
Mientras los acompañaba en una visita a Sarajevo, un gran número de gente se me acercó en la calle felicitándome por el proyecto y expresando la esperanza de que el descubrimiento de las pirámides de Bosnia provocara un cambio positivo en la economía del país. Colett y Schoch quedaron sorprendidos ante el gran número de gente que me conocía y comentaron que “Schoch también es muy conocido en todas las ciudades americanas” (!?).
Durante mis tres días de ausencia, la geóloga Nukic habló a Schoch sobre cómo el Dr. Smailbegovic había encontrado flechas en la cima de la Pirámide del Sol, y que había estimado su antigüedad en 5.000 años. También le contó que en el megalito k-1, recientemente hallado en el túnel subterráneo de “Ravne”, los trabajadores habían esculpido símbolos para que pareciera que habíamos encontrado restos de una escritura muy antigua. “Esta importante información”, se la dió a Schoch como si fuera un secreto, pidiéndole que no me dijera nada, porque si no se suponía que iba a perder su trabajo.
Después de volver a los EEUU, Colett y Schoch me mandaron varios e-mails pidiéndome un importe de dinero adicional (de gastos varios, alquiler del apartamento por el período de tiempo que estuvieron ausentes, medicinas, honorarios, etc). Este no era en ningún caso el acuerdo inicial al que habíamos llegado y no me pareció correcto pagarles ningún importe adicional de nada.
Desde ese momento empezaron a aparecer ataques hacia el proyecto y mi persona en sus páginas de internet. Los ataques continuaron durante años y Schoch utilizó cualquier oportunidad para remarcar que “Osmanagich empezó el proyecto por su interés futuro en la política” (¿?) y el “deseo de hacerse rico” (¿?) y que el proyecto era “un fiasco” y que   lo único que había en Visoko eran “ fenómenos geológicos”.
Según parece, esta no es la primera vez que Schoch actúa de semejante modo. Graham Hancock, uno de los investigadores sobre antiguas civilizaciones más importante del mundo, pasó por una experiencia similar. Hancock estuvo estudiando durante años unas ruinas bajo las aguas del Océano Pacífico entre japón, Taiwan y la China, y publicó el siguiente libro sobre el tema:“Underworld: The Mysterious Origins of Civilazation” (“Inframundo: el misterioso orígen de la civilización”)
Schoch acompañó a Graham en una inmersión, junto a dos submarinistas japoneses, y durante la inmersión estuvo más preocupado por cómo respirar, que por el yacimiento submarino en sí. Más adelante, se atrevió a afirmar con toda seguridad que no existía ningún monumento construido por el hombre en el fondo del Pacífico, sino que era una formación geológica natural. Tuvo la osadía de pronunciar esta declaración, a pesar de que, según los buzos que estaban con él, durante la inmersión su atención estuvo únicamente centrada en su propia seguridad personal.
El monumento Yonaguni en el fondo del Pacífico. Hancock afirma que pertenece a un cultura megalítica muy antigua, mientras Robert Schoch asegura que se formó de manera natural.
Empecé a darme cuenta de lo que este profesor de Boston estaba haciendo, mientras iba de un yacimiento arqueológico a otro con la intención de contradecir los puntos de vista de los investigadores serios. Ha desarrollado su carrera siguiendo esta táctica. No obtiene pruebas científicas, ni analiza muestras, ni hace dataciones por radiocarbono de nada….sólo escribe su opinión. Algunos ejemplos de lo que hace incluyen los hechos siguientes:
1-En los artículos que escribió en el 2006 y 2009 ( y únicamente a raíz de la única visita que realizó al principio de nuestro proyecto de investigación el verano del 2006) Robert Schoch afirma que “no hay pirámides” en Visoko.
Los investigadores serios tienen algún tipo de base científica que justifique sus afirmaciones. ¿Por qué no explicó cómo la naturaleza creó la forma geométrica de esta “colina piramidal”? ¿Qué proceso geológico la formó? A diferencia de lo que hace este geofísico y geólogo, la Fundación sí envia muestras para ser analizadas a las correspondientes instituciones científicas.
Un ejemplo de ello son los análisis de los mapas topográficos de las pirámides de Bosnia realizados en el Instituto de Geodesia de Bosnia-Herzegovina, que confirmaron sin lugar a dudas, que la colina presenta una geometría regular en forma de pirámide.
2-Schoch continuó declarando que “las supuestas pirámides son el resultado de procesos geológicos”.
Algunos geólogos han afirmado que las pirámides bosnias se crearon a través de “movimientos tectónicos”. Tales declaraciones deberían demostrarse con los mapas correspondientes. Sin embargo, los mapas de los procesos geológicos de la zona claramente muestran que la orientación de las caras de la pirámide no se pudo producir por los famosos movimientos tectónicos. Parece que este detalle, le pasó desapercibido al Dr. Robert Schoch.
Los mapas de los movimientos tectónicos del valle de Visoko muestran que las direcciones de los movimientos (flechas azules), son diferentes de la orientación regular hacia los cuatro puntos cardinales de los lados de la Pirámide del Sol de Bosnia (flechas amarillas).
3-Schoch justifica sus afirmaciones de que la naturaleza es la que ha formado las pirámides de Bosnia con el argumento de que “ la naturaleza crea formas regulares como en el caso de los cristales”.
Sería científicamente apropiado sostener esta afirmación si se pudiera demostrar con ejemplos de pirámides de otros lugares del mundo, creadas por la naturaleza y que presentaran una geometría regular y una orientación hacia los cuatro puntos cardinales. Como no existe tal fenómeno natural, Schoch utilizó los cristales como ejemplo.
4-Schoch afirma “haber estudiado las pirámides de Egipto” y “saber diferenciar lo que es una pirámide de verdad”.
Sería interesante oir la opinión del Dr. Schoch sobre las 250 pirámides chinas de la provincia de Shaanxi, completamente cubiertas de tierra y vegetación, igual que las pirámides bosnias. ¿Son también fenómenos naturales? Y qué hay de los miles de pirámides mayas de las selva de Méjico, Guatemala, Honduras, El Salvador y Bélice que están considerablemente dañadas por el efecto de las raíces y los desastres naturales. Es interesante notar que los depósitos de tierra de todas estas pirámides son idénticos.
Las pirámides egipcias se hallan en una zona climática diferente –el desierto- y son completamente visibles. Está claro que Schoch puede decir entonces que sabe que “son reales”
5- Schoch afirma que las pirámides bosnias son “el resultado de procesos de modificación llevados a cabo durante las excavaciones”.
Esta es una de las declaraciones de Schoch más interesantes –que los equipos arqueológicos de la Fundación “diseñaron el paisaje para crear la forma de la pirámide”. Podría sonarle posible a alguien que sólo leyera su página web. No obstante cuando alguien llega a Visoko y ve estas grandes pirámides, entiende la absurdidad de las alegaciones de Schoch. Esta declaración de Schoch en especial aludía a las terrazas de la Pirámide de la Luna de Bosnia, las terrazas pavimentadas de la Pirámide de la Luna. Después de sacar 1 metro de tierra se llega a la terraza artificial construida con bloques formados de piedra arenisca. Este es uno de los lugares que según Schoch transformó la Fundación: convirtio una colina natural en una pirámide.
6-Schoch dice que ha habido muchas personas que no son geólogas impresionadas con Visoko, pero que la naturaleza está llena de “formas regulares” y “sedimentaciones periódicas”.
Sección de la cima de la Pirámide de la Luna de Bosnia. Se ven claramente los bloques de arenisca y el barro utilizado para aislar los bloques y dar a la estructura flexibilidad en caso de darse algún terretmoto u otro acontecimiento natural potencialmente peligroso para la estrucutra.
El barro también es impermeable y hace de material aglutinante para unir los bloques. Schoch dice que este “tipo de fenómenos son usuales en la naturaleza”.
7-En su página web Robert Schoch afirmó que hay algunos “expertos egipcios” que declaran que hay “pirámides primitivas en Bosnia”, pero sigue explicando que el Dr. Zahi Hawass (hasta hace poco el director de las Antigüedades Egipcias) negó la validez de esta afirmación.
De hecho, el Dr. Alí Barakat, que tiene muchos años de experiencia en arqueología y en explicar la construcción de las pirámides egipcias vino a Visoko varias veces. Después de su primer visita en el año 2006, cuando estuvo 42 días investigando las pirámides Bosnias, el Dr. Barakat llegó a la conclusión en su informe escrito de que la Pirámide del Sol de Bosnia era una “pirámide hecha por el hombre” y que probablemente era una “pirámide primitiva”.
Seguidamente el Dr. Zahi Hawass hizo todo lo posible para que el Dr. Alí Barakat perdiera su trabajo: se había atrevido sin la aprobación de Hawass, a declarar que había pirámides en Bosnia. La motivación de Hawass está clara: no quería que millones de turistas fueran a Bosnia en lugar de Egipto.
Con todos los respetos al geólogo Schoch, que no ha realizado ningún análisis en la zona, el geólogo Barak analizó muestras de material y determinó que los bloques estabane hechos con molde con un aglutinante similar al de las pirámides egipcias.
8-Schoch continúa diciendo que “si alguien es un experto en el ámbito de las pirámides es el Dr. Zahi Hawass” y que “ Hawass afirma que basándose en los datos existentes, Bosnia no cuenta con estrucutras artificiales”.
Robert Schoch se volvió mundialmente famoso afirmando que la esfinge y las pirámides de Gizah tenía más de 12.000 años de antigüedad. Fue atacado por egiptólogos y más tarde retiró lo dicho en relación a las pirámides egipcias y se ganó a Hawass como aliado. Toda esta série de acontecimientos llevaron a la afirmación posterior de Schoch de que Hawass es el experto mundial en pirámides. Hawass afirma que los faraones de la  cuarta dinastía construyeron las pirámides de Gizah con herramientas primitivas de cobre, y que las pirámides mayores y más antiguas de Egipto eran tumbas. Para  este tipo de declaraciones se necesitan pruebas.
Hawass sistemáticamente rechazó las invitaciones a visitar las pirámides de Bosnia y atacó a todos los expertos egipcios que vinieron a Visoko y afirmaron que el valle tenía construcciones artificiales tanto en su superfície como bajo tierra. Estos expertos incluían a: el Dr. Nabil Swelim, el Dr. Mona Ali, el Dr. Mona Haggag y el Dr. Soliman Hammed.
Un científico basa sus opiniones en hechos científicos, y un político en intereses. Hawass es un político con un gran ego. De ninguna manera podría basar su opinión del yacimiento de Bosnia en hechos, porque nunca visitó el lugar y se negó a aceptar los  datos y opiniones de otros expertos.
9- Schoch dice que ha visto “las mismas rocas que los expertos egipcios” y que los atribuye a “fenómenos geológicos naturales”.
El equipo de la Fundación utiliza los métodos de análisis de  muestras de instituciones científicas independientes. Las muestras de las “rocas”, como el Dr. Schoch las denomina, refiriéndose a los bloques rectangulares, han sido analizadas en seis institutos diferentes. El instituto de Tuzla confirmó que se trataba de material artificial (cemento), al igual que el IKM de la Universidad de Sarajevo, el Instituto de Materiales de la Universidad de Zenica, el Politécnico de Turin, Italia, y el Instituto de Geopolímeros de Francia. Tenemos por un lado instituciones científicas que han analizado muestras, y por otro lado a Robert Schoch que, basándose en una superficial visión de los bloques, afirma que son formaciones naturales. ¿Deberíamos creer en los análisis científicos o en una suposición?
La muestra de un bloque de cemento de la Pirámide del Sol de Bosnia mostró la presencia de una material aglutinante de extrema dureza y baja absorción de agua.
10-Después de volver a Boston en agosto de 2006, Schoch y Dowell dijeron que “el objetivo de Osmanagich era iniciarse en la política”.
Schoch dijo esto en verano de 2006, justo antes de las elecciones en Bosnia-Herzegovina, que tuvieron lugar en octubre de 2006. Schoch pensó que yo utilizaba el proyecto como parte de una campaña política. Los hechos desmienten su suposición. Las elecciones se celebraron en octubre de 2006 y yo no participé políticamente en ellas. Volvió a haber elecciones en 2008 y en 2010 y vendrán las de 2012, y seguiré sin ninguna intención de immiscuirme en política. Todos podemos ayudar a nuestros países de maneras divferentes, y yo lo hago con la investigación de las pirtámides, la protección del patrimonio cultural, el desarrollo del turismo arqueológico y el trabajo voluntario.
11- En muchas ocasiones Schoch afirmó de manera confidencial “está haciendo eso por el dinero, claro” (cita del documental “La Pirámide de la Verdad” “Pyramid of Truth”). Según la interpretación de otros, la gente simplemente opina a partir de su propia situación. Es por ello que Robert Schoch pensó que había un motivo económico oculto en mi entusiasmo por el proyecto de Visoko. Mucha gente, incluído como parece ser, el propio Schoch, no puede imaginar que hay personas preparadas a sacrificarlo todo por una idea o lo que consideran una noble causa sin aspirar a ningún beneficio económico derivado de dicha causa.  El hecho es que desde mi descubrimiento en 2005, he dedicado todo mi conocimiento, energía y ahorros a este proyecto, porque contiene el potencial de un mejor futuro para Bosnia-Herzegovina, y para el mundo entero. Continuaré tanto tiempo como pueda.
12- Schoch también afirmó en su página web que había “encontrado a través de fuentes fiables que los símbolos de uno de los bloques de piedra eran falsos.”
“La fuente fiable” para Schoch era la geóloga Nada Nukic que dirigió el trabajo geológico de la Fundación en 2006, cuando él visitó el lugar. En esta época Nukic empleaba a su hijo en el yacimiento y quería que su marido se convirtiera en el director general de las excavaciones. Pidió sumas astronómicas de dinero por sus informes diarios y en agosto de 2006 la junta directiva de la Fundación la cesó en el cargo que tenía en el proyecto. Era en esa época que contó a Schoch la historia de los trabajadores de la Fundación que supuestamente “esculpieron símbolos en el megalito K-1” y que se habían encontrado algunos objetos desconocidos.
De hecho, el equipo de la Fundación, dirigido por el geólogo egipcio, el Dr. Alí Barakat, descubrió el megalito K-1 en el laberinto subterráneo junto con los símbolos gravados.
13- En relación al laberinto subterráneo “Ravne”, Schoch confirmó que estaba “decepcionado“, porque según algunas historias que había oído “el ejército yugoslavo tenía almacenes” en ese lugar, y que los “grafittis eran recientes y los techos y paredes superpuestos”.
Este tipo de comentarios pueden detener un proyecto científico, por lo que tuvimos suerte de que Schoch no dirigiera el proyecto del Valle de las Pirámides de Bosnia. El proyecto de investigación, evidentemente, ha continuado, con las pruebas de datación de radiocarbono que se realizan en los laboratorios de Kiel (Alemania), Uppsala (Suecia) y Glíwice (Polonia). Los resultados confirman que el yacimiento es un complejo prehistórico de alta ingeniería, con bloques de cerámica que pesan toneladas, esculturas y túneles ocupando una superfície de kilómetros. En el verano y otoño de 2010 se descubrieron tres cámaras, además de secciones abiertas de los túneles –lugares que no había pisado el hombre durante miles de años.
14- Roberts Soch ha llamado con frecuencia el proyecto de investigación del Valle de las Pirámides de Bosnia un “fiasco”.
Un fiasco es un proyecto acabado y que ha fracasado. Desde la visita de Robert Schoach a Visoko, las pirámides de Bosnia se han convertido en uno de los proyectos arqueológicos más activos del mundo, con más de 340.000 horas de trabajo de excavaciones, análisis de muestras y dataciones por radiocarbono. En verano del 2010, 500 voluntarios vinieron desde 30 países, junto con 45 arqueólogos precedentes de Malasia, EEUU, Italia, España, Hungría, Croacia y el Reino Unido.
Este año hemos recibido solicitudes de voluntarios de 42 países y seis continentes. El importante arqueólogo americano Dr. Ezra Zubrow visitó el Valle de las Pirámides de Bosnia en el verano del 2010 y después de su estudio, concluyó que en una futura investigación se debería indagar en la pregunta de “quién construyó las pirámides de Bosnia, cuándo se construyeron, y cuál es la verdadera conexión entre los túneles y las pirámides.”
Un importante egiptólogo y científico que catalogó las 138 pirámides de Egipto, el Dr. Nabil Swelim, confirmó que “las pirámides de Bosnia forman una hazaña arquitectónica tan increible e ingeniosa, que se se va a necesitar mucho tiempo para averiguar quién construyó las increibles estructuras y cuándo.”.
Los grandes geofísicos rusos del Instituto Schmits de la Academia de Ciencias de Russia, el Dr. Oleg Khavroshkin  y el Dr. Vladislav Tsyplakov, después de dos años de investigación en Visoko, concluyeron que siguiendo la forma, el tamaño y las características de las pirámides bosnias, éstas son construcciones piramidales artificiales con una red de túneles subterráneos.”
Evidentemente, gente como el Dr. Robert Schoch pueden seguir cerrando los ojos ante los hechos para alimentar sus egos con afirmaciones infundamentadas y declarar que sus amigos (John Anthony West y otros) que no hay pirámides en Bosnia-Herzegovina.
¿Francamente, cuántas veces el Dr. Robert Schoch se va a salir con la suya estando equivocado?