domingo, 24 de agosto de 2014

El asesinato de Kennedy

Fuente:

http://www.ocultismoyconspiracion.com/2009/04/el-asesinato-de-kennedy.html

Información:

El asesinato de Kennedy

Si hay un asunto que ha dado alas a la teoría de la conspiración ese es el asesinato de John Fitzgerald Kennedy. Pocos asuntos históricos acontecidos generan tanta controversia entre la sociedad.
 
Hoy, más de 45 años después del incidente ocurrido el 22 de noviembre de 1963, sigue llamando la atención a numerosos periodistas, escritores y políticos que dudan de la versión oficial que cuenta como Kennedy fue tiroteado en Dallas.

Se había programado un recorrido por la ciudad que fue variado la noche anterior sospechosamente y de manera repentina, tanto que ni los diarios de Dallas tuvieron tiempo para modificar la planificación. 

Una comisión dirigida por el juez Warren ha sido la única oficial que ha intentado resolver el asesinato de JFK. La Comisión Warren siempre fue acusada de intentar cerrar el caso lo antes posible antes que saber la verdad. En ella el único condenado fue Lee Harvey Oswald que, según la comisión, era comunista militante y afín al régimen de Fidel Castro y la URSS, estado en el que se dice que había residido algún tiempo. Según la comisión, Oswald fue el que realizó los tres disparos que alcanzaron al presidente.

Oswald fue trasladado a la Prisión de Dallas. Mientras era escoltado por la policía, un hombre asesinó a Oswald callando al único implicado y eliminando la posibilidad de nuevas teorías oficiales.

La CIA tiene clausurados todos sus archivos sobre Oswald hasta 2039, fecha en la que se supone que se podrá desvelar toda la verdad, si es que no tenemos claro que lo que se ha contado de manera oficial sí que lo sea.

Lee Harvey Oswald:

Lee Harvey Oswald nació en Nueva Orleans y pudo tener una infancia un poco difícil. Se dice que ingresó en los Marine en 1957. Según investigaciones extraoficiales, en 1959 le destinaron a una base secreta en Japón, donde trabajó como operador de radar y aprendió ruso. Esto ha hecho pensar a muchos que Oswald era miembro de la CIA. 

Ese mismo año, se cree que Oswald pudo pedir asilo en la URSS. Puede ser que por motivación propia o como infiltrado del Servicio secreto americano, el caso es que parece que estuvo en contacto directo con la KGB, donde permaneció hasta 1961. Al parecer pudo informar al servicio secreto soviético de la forma de actuar de los aviones espías norteamericanos que partían de las bases de Japón. Esta sospecha se hizo mayor cuando los rusos empezaron a localizar y derribar estos aviones.

La forma en la que Oswald, con nacionalidad soviética por casarse allí, regresó a EE.UU. parece sospechosa, ya que apenas tuvo trabas en plena Guerra Fría. Aunque todo esto queda dentro de la conspiración.

La Comisión Warren:

Tras el magnicidio se abrió una comisión de investigación para esclarecer los hechos acontecidos en Dallas: La Comisión Warren. Se constituyó por orden del presidente Johnson tras el asesinato de su antecesor y fue presidida por el juez Earl Warren.

La comisión se cerró a finales de 1964. En esta comisión se concluyó que Lee Harvey Oswald había sido el autor material del asesinato del presidente de los Estados Unidos y que su única motivación era el afán de protagonismo y su desacuerdo político con su administración. Todas las evidencias apuntaban a él: el rifle con el que se efectuaron los disparos estaba registrado a su nombre, estaba en el edificio donde se cree que se efectuaron lo disparos a la hora y en la planta donde se aseguró que se cometió el magnicidio.

La investigación cerró el caso con algunas “conclusiones probadas” sobre el tiroteo que acabó con la vida de Kennedy y que hirió al Gobernador de Texas. Hubo tres disparos. El primero falló, el segundo alcanzó a Kennedy en el cuello y el tercero disparó la bala fatídica que impactó en la cabeza de Kennedy y que acabó con él. 

Los disparos se efectuaron desde la ventana del sexto piso en la esquina sudeste del Texas School Book Depository. Según la Comisión, hubo testigos que vieron disparar un rifle desde dicho lugar y muchos fueron los que vieron el rifle tras producirse el tiroteo. Además, las tres balas que se mencionan en el caso habían sido disparadas por el rifle allí encontrado. Junto a estas evidencias hay muchos más indicios que probarían que todas las balas surgieron de la sexta planta del edificio en cuestión: trayectoria, tipo de las heridas, impactos en el vehículo, etc.

La secuencia de los hechos fue la siguiente:

Lee Harvey Oswald llegó al depósito de libros “Texas School Book Depository” en la mañana del 22 de noviembre de 1963 como cada mañana desde que fue contratado allí. Pero ese día acudía con su rifle oculto en una bolsa de papel. Subió a la sexta planta del edificio donde había dispuesto una especie de trinchera en una ventana hecha con libros del depósito y esperó a que pasara la comitiva presidencial. Desde allí realizó, al menos, tres disparos.

Kennedy fue alcanzado por la primera bala que entró por la parte trasera del cuello y salió por su garganta. Una segunda bala impactó en su cabeza, por atrás. Esta fue la herida mortal.

El Gobernador Conally fue herido en la espalda por una bala que le atravesó el cuerpo. La Comisión Warren tenía evidencias de que esta bala fue la misma que la que impactó en la nuca del presidente.

Oswald escondió el arma entre unos cartones en la planta del edificio donde disparó. El resto de elementos, como la bolsa de papel, los dejó tirados al lado de la ventana desde donde disparó. Huyó del lugar y, aproximadamente 45 minutos después, asesinó a un policía en su camino con un revolver también registrado a nombre del propio Oswald. 35 minutos después de asesinar al agente Tippit, Oswald fue detenido mientras mantenía otro tiroteo con otro policía de Dallas. 

La Comisión también se pronunció sobre el asesinato del propio Oswald por Jack Ruby el 24 de Noviembre de 1963 describiendo los hechos de la siguiente manera:

Ruby entró en los sótanos del Departamento de Policía de Dallas a medio día, matando a Oswald poco después. La comisión aseguraba que no había pruebas que pudiesen asegurar que Ruby contó con ayuda de algún miembro de la policía para efectuar el asesinato.

Quizá el elemento de la Comisión que más sorprendió es el hecho de que dejara constancia de que no hubo ninguna conspiración que hubiese atentado contra el presidente de manera organizada.

Las especulaciones:

Mucha gente consideró que la Comisión Warren se cerró en falso y que era todo un montaje para inculpar a Oswald y dejar al margen a cualquier otro individuo o institución que pudiera participar en el magnicidio.

Los que defienden la conspiración para asesinar a Kennedy alegan varios indicios que presuntamente pasó por alto la Comisión Warren. Quizá el más usado es el que cree que era prácticamente imposible que Lee Harvey Oswald pudiera matar a JFK desde el depósito de libros, ya que era una distancia muy lejana y el arma empleada no era la más apropiada para dicho cometido.

A este indicio principal se unen otros como es el surgimiento de posibles testigos que declararían haber oído más de tres disparos. Aunque la Comisión Warren afirmó que pudo haber más disparos, todos estos debían haber sido realizados por Oswald, sin embargo estos presuntos testigos parecen asegurar que los disparos que oyeron provenían de varios sitios y no de sólo uno como afirmó la Comisión. 

Quizá uno de los hechos que más han alimentado la teoría de la conspiración es la muerte de los principales testigos de forma violenta que podrían esclarecer los hechos, entre ellos el propio Oswald que no pudo dar su parecer ya que fue asesinado.

Por último podemos citar la revisión de las filmaciones que se pudieron hacer del paso presidencial por Dallas en las que se podría ver algunos comportamientos sospechosos de algunos de los transeúntes. Entre ellos está el conocido “hombre del paraguas”, un siniestro personaje acompañado de un joven que un instante antes del magnicidio se les pudo ver abriendo el paraguas y haciendo gestos con el brazo, en una posible realización de señales que podrían demostrar que Oswald no estaba solo. O los mendigos sospechosos que se dice que la policía de Dallas detuvo y que habían visto la comitiva en un montículo de donde hubo gente que dijo que había disparos.

Todo esto y otras posibles pruebas e investigaciones no oficiales han creado el caldo de cultivo para que se elaboren las más diversas teorías sobre la conspiración para asesinar a John Fitzgerald Kennedy. Entre estas hay tres que destacan sobre las demás:
  • La CIA en colaboración con la industria armamentística y otros grupos de extrema derecha, como exiliados cubanos, habrían planificado un Golpe de Estado que culminaría con la eliminación del presidente. Esta teoría se centra en las investigaciones del fiscal Jim Garrison.
  • Las tensiones entre EE.UU. y Cuba propiciaron que el gobierno revolucionario de Fidel Castro respondiera a la invasión de Bahía de Cochinos con el magnicidio del presidente Kennedy.
  • Al igual que la teoría anterior, el recrudecimiento de la Guerra Fría con la crisis de los misiles y la humillación para la URSS que supuso la finalización de ese conflicto provocó que la inteligencia Soviética decidiera dar este golpe de efecto
La investigación de Jim Garrison:

Esta es la teoría que más éxito tiene entre los que creen que hubo una conspiración para asesinar a Kennedy. Además es la que es más crítica con las conclusiones de la Comisión Warren.

En 1966, dos años después de finalizar la comisión Warren, se empezaron a difundir las primeras dudas sobre el cierre de dicha comisión y sobre supuestos cabos sueltos. Parece ser que Jim Garrison, fiscal de Nueva Orleans, entró en este juego “conspiranoico” y decidió retomar sus investigaciones.

Tirando del hilo se supone que Garrison logró trazar una relación entre Oswald y la inteligencia norteamericana. Algo que contradecía a todas las luces el supuesto comunismo de Oswald que había confirmado la Comisión Warren. Aquí es donde aparecerían una serie de nombres relacionados con la CIA y entre los que estaba un sospechoso hombre apellidado Ferrie que habría colaborado con Oswald. 

Ferrie sería un agente de élite de la CIA. Lo cierto es que Ferrie fue encontrado muerto, parece que se suicidó, y la relación entre Oswald y la extrema derecha, siendo su implicación comunista una tapadera, no pudo ser demostrada.

Tras las investigaciones de Garrison, él dedujo que el magnicidio fue un golpe de estado para eliminar a Kennedy del gobierno de los EE.UU. La CIA organizó todo y culpó a Oswald al que se le atribuyó toda la operación como si la pudiera haber realizado de manera individual. Los miembros de la Comisión Warren, por lo tanto, fueron engañados y el FBI y la CIA consiguieron ocultar su participación en el asesinato de Dallas.

Según esta teoría, Kennedy quería evitar a toda costa futuras crisis como la de los misiles y estaría planeando acuerdos de pacificación con las potencias del Segundo Mundo y, por lo tanto, la industria armamentística tendría muchos problemas para poder aguantar el ritmo de producción fuera de la Guerra Fría. Pero sobre todo, la teoría se centra en la posibilidad de que Kennedy quisiera finalizar la intervención norteamericana en Vietnam.

De hecho Garrison llegó a declarar que la CIA ha estado detrás de otros asesinatos de personalidades políticas norteamericanas como fueron Robert Kennedy, el hermano del presidente cuando fue Senador, o Martin Luther King

El magnicidio según Garrison, fue ejecutado por el FBI, la CIA y agentes de la comunidad de exiliados cubanos contrarrevolucionarios. La operación fue llevada a cabo por varios individuos apostados en diferentes zonas del recorrido. 

Oswald como agente al servicio de Cuba:

Esta teoría se basa en las conclusiones de la Comisión Warren aunque niega la afirmación de ésta que decía que Oswald trabajó solo. 

Son conocidos los movimientos de la inteligencia estadounidense por eliminar físicamente a Fidel Castro. Muchos se preguntaron entonces si el gobierno cubano podría pagar con la misma moneda al dirigente de EE.UU.

La teoría se basa en la militancia comunista de Lee Harvey Oswald. Como ya dijimos, Oswald se exilió a la URSS y pudo haber hecho propaganda contra el bloqueo de la Isla y a favor de un trato justo con Cuba. La inteligencia cubana debió contactar con él y le contrató para que ejecutase el magnicidio. Se dice que hay antiguos agentes cubanos dispuestos a declarar que contrataron a Oswald para matar a John Kennedy.

No queda claro qué razones tendría la Comisión Warren para ocultar esta relación entre Oswald y Cuba. Se ha dicho que si podría perjudicar la imagen de Castro en Iberoamérica, en tal caso la presidencia norteamericana podría haber estado interesada en acusar al carismático líder revolucionario. Sin embargo, quizá también habría sido una muestra de debilidad que un enemigo supuestamente menos poderoso como Cuba asestara un golpe tan duro en el corazón de los Estados Unidos.

La implicación de la KGB:

Después de que Cuba se viera obligada a aceptar las condiciones de la Unión Soviética para desperezarse del ahogo de la política contrarrevolucionaria de la administración Kennedy y de la consiguiente crisis de los misiles de 1962, junto a las tensiones generadas por la Guerra de Vietnam, se pudo entender que las relaciones políticas entre ambas potencias empeorase hasta niveles de alta inestabilidad.

No es de extrañar, o eso piensan algunos, que las inteligencias de ambos estados mandasen agentes para diversas misiones y, por qué no, para cometer un magnicidio.

El supuesto exilio de Oswald a la Unión Soviética no hizo más que acrecentar las teorías que hablaban de Oswald como un mercenario a sueldo de la inteligencia soviética.

Las ideas más extremas:

Como es habitual en este tipo de sucesos, son muchos los que se quieren dar las teorías más increíbles, aunque no por ello imposibles, para explicar el hecho acontecido. 

Entre estas teorías hay algunas que pretenden explicar que Oswald era una identidad que empleaba la CIA y que podían llevar muchos agentes diferentes. Otras pretenden demostrar que Oswald no tuvo capacidad para alcanzar a Kennedy, pero en la confusión, uno de los escoltas pudo accidentalmente disparar al presidente. Incluso que pudo no ser de manera accidental, y que algún guardaespaldas, o quizá el conductor, dispararon contra Kennedy.

Conclusión:

Parece ser que hasta 2039 no podremos saber más sobre uno de los acontecimientos sobre los que se ha escrito en la cultura occidental. Parece que había mucha gente que se beneficiaba de la muerte de Kennedy, entre ellos su vicepresidente Lindon B. Johnson, pero esto no quiere decir que hubiesen hecho nada para matar al presidente.

También parece difícil que un hombre solo pueda cometer un magnicidio, aunque no es totalmente imposible.
Por último queda reseñar un cabo suelto que lleva tiempo mencionándose y es la posibilidad de que una mujer hubiese hecho una filmación del paso del comité presidencial. Hay testigos que afirman que esta mujer existió y que su colocación sería crucial a la hora de esclarecer los hechos. Pero lo cierto es que nadie ha conocido a esta mujer, lo que alimenta aún más la teoría de la conspiración.